Muchas veces nos preguntamos qué debemos revisar antes de ir a pasar la ITV a nuestro vehículo y qué partes del vehículo son imprescindibles para poder pasar la ITV sin problemas.

A través de los siguientes consejos, esperamos que resolváis las dudas y así podáis ir con mayor seguridad a la próxima inspección de ITV.

La fecha de inspección

Lo primero que debemos mirar es la fecha en la que vence la ITV de nuestro vehículo, ya que es aconsejable pedir la cita con al menos dos meses de antelación para así garantizar que nos la den el mismo día que vence la actual o unos pocos días antes. No es nada recomendable que la cita que nos den sea pasada la fecha de caducidad de la que todavía está vigente.

El motivo de tener cuidado con la fecha es porque, si nos dan una fecha superior a la de la caducidad, no podemos circular con el coche salvo para llevarlo a la ITV el día que corresponda, ya que según la normativa no podemos circular con la ITV caducada, incluso aunque tengamos cita pedida. En el caso de circular con la ITV caducada, tráfico nos puede sancionar por ello y, si hubiera un accidente, el seguro podría agarrarse a no pagar los daños por circular con ITV caducada, así que mucho cuidado con esto.

Revisión del vehículo en taller

Una vez tengamos la cita de nuestra próxima ITV, y esta sea antes de la fecha de caducidad, lo mejor sería acudir a un taller y hacerle una pre ITV al coche. En el taller nos indicarán lo que tenemos mal y debemos cambiar o reparar, para así garantizar el éxito de la próxima ITV (esta revisión es aconsejable realizarla una semana antes de la fecha que tengamos para pasar la ITV).

¿Qué aspectos se revisan en la ITV?

Una vez claros estos dos puntos, procedemos a mencionar los puntos más comunes que se revisan en la ITV:

Carrocería

Los pequeños arañazos en la carrocería no se valoran como daño, pero lo que si tiene que estar en perfecto estado son los faros, ya que no se admiten con grietas o rotos. Lo mismo con los espejos retrovisores: tienen que estar sin roturas tanto del propio cristal del espejo como de las carcasas que lo rodea.

Las defensas tampoco pueden estar agrietadas o rotas, y por supuesto tienen que estar perfectamente sujetas al coche tal y como viene de fábrica, no valiendo llevarlas sujetas con cinta americana o bridas, ya que esos elementos no se admiten.

Limpiaparabrisas

Lo que miran de esta parte es básicamente el correcto funcionamiento de los limpias. Como también te pedirán que actúes con la maneta que inyecta agua al cristal, no te olvides de revisar que llevas agua de limpiaparabrisas en el depósito, que los eyectores del agua no están obstruidos y que las escobillas limpian correctamente sin dejar rastro en el cristal.

Suspensión y amortiguador

En este punto se suele mirar el sistema de suspensión, amortiguadores silentblock junto con las rotulas de dirección y los muelles. Además de revisar su correcto funcionamiento, también miran que todos los componentes de esta parte del vehículo sean los que trajo el propio vehículo de origen, ya que de no ser así y de realizarse cambios de piezas, nos pedirán la carta del fabricante donde autoriza a poner otras piezas que no sean las originales junto con el certificado de taller que hizo la instalación de las piezas que se hayan sustituido. Esto se debe a que estos cambios se consideran reformas del vehículo y deben homologarse aparte, previa otra ITV especifica.

Ahora bien, si se realizó alguna sustitución de piezas y lo que pusimos son las originales del fabricante y son idénticas en cuanto a la homologación que las que trajo el vehículo de fábrica, entonces no es necesario hacer nada. Simplemente bastará con que funcionen correctamente cuando vayamos a pasar la ITV.

Ruedas

Este punto es vital revisarlo antes de llevar el coche a la ITV ya que, una vez allí y con la ficha técnica en la mano, lo primero que mirarán es que las ruedas que llevemos montadas cumplan con las medidas y homologación que el fabricante indica en la tarjeta de ITV del vehículo (también llamada ficha técnica). De no ser así, nos darán por no válida la ITV.

Otro punto que miran en las ruedas es que no tengan malformaciones o que el dibujo de los mismos no llegue a 1,6 mm de profundidad, ya que esta es la medida límite de máximo desgaste. Tampoco admiten que llevemos en el mismo eje dos ruedas de distinta medida, aunque estas cumplan con la homologación del fabricante.

Los bajos del coche y el cárter

En esta parte lo que miran es que el chasis del vehículo no tenga malformaciones y que esté en buen estado y sin óxido en exceso. Otro de los puntos que revisan es que por la zona del cárter y de la caja de cambios el vehículo no tenga perdidas de fluidos ya que esto da señal de tener algún tipo de averías y tanto este punto como el anterior son motivo de no pasar la ITV.

Emisiones

Este es un punto que debemos revisar antes de pasar la ITV y, una vez realizada esta revisión, es aconsejable que andemos algo por carretera en velocidad corta y con las revoluciones altas para evitar la acumulación de partículas en el escape y así evitar que la prueba nos salga negativa cuando estemos pasando la ITV en este punto.

Todo el equipo de Talleres Oviedo Car confiamos en que estos consejos hayan sido de utilidad. ¡No dudéis en contactarnos ante cualquier duda o consulta!

Utilizamos cookies. Si continúa navegando acepta su uso (ver política de cookies).